Fuente: Consejo Colombiano de Seguridad CCS

El conocimiento está en constante movimiento. Los ejemplos sobran, pero si nos interesamos por trasmitir información son las Tecnologías de la Informática Computacional (TIC) las que han permitido dar un salto sin precedente. El uso de la computadora, las bases de datos, los paquetes de programas estadísticos, las aplicaciones de los teléfonos móviles, entre otros, han creado vías que hace veinte años no podían ni pensarse.
La Seguridad y Salud en el Trabajo (SST) no es una exención. Nacida de una necesidad: la de disminuir los accidentes y las llamadas enfermedades profesionales, con sus desagradables secuelas humanas y económicas, ha pasado por diferentes etapas que han caracterizado el que hacer de esta especialidad.
En la historia de la SST se reconocen al menos dos momentos. El primero, cuando se aplicaron las ciencias médicas y en los ámbitos laborales apareció la figura del médico de empresa encargado de velar por la salud de los trabajadores. A esa forma de actuar la hemos llamado "paradigma biologista", el cual es el imperante en la actualidad, convirtiéndose en muchas oportunidades como la fuente principal de atención médica para el trabajador. Indiscutiblemente, esa acción resultó muy conveniente pues impactó positivamente en la mortalidad y morbilidad de los trabajadores y, de hecho, en la morbilidad y mortalidad general de la población. Recuerden que la población laboral representa del 33 al 66 % de la misma en función del país de que se trate.

Casi al unísono surgió la pregunta ¿por qué se enferman? o ¿cuáles son las causas personales o externas del accidente? Surgían así profesionales y técnicos, principalmente ingenieros, médicos higienistas y otros profesionales interesados en el mundo del trabajo. Estábamos asistiendo a una forma "ambientalista" (segundo momento) de explicar el accidente y las enfermedades, bajo este paradigma se espera crear, validar y hacer cumplir las normas y estándares que deben regir los ambientes de trabajo. En varias oportunidades, refiriéndonos a estos paradigmas, hemos declarado que son y serán necesarios pero no suficientes.




A nuestro juicio, el problema está en el incremento de la prevención. Si bien los paradigmas imperantes actualmente han disminuido notablemente algunas enfermedades laborales y las tasas de accidentalidad comparadas con las de años atrás, estos eventos todavía son frecuentes y representan una gran carga emocional humana, además de un gasto considerable del PIB, independientemente del país que se trate.
En América, hace más de 10 años - en 2007 -, se identificaron unos 7,6 millones de accidentes ocupacionales por año, lo que significa un promedio de 20.825 diarios, de los cuales 11.343 fueron fatales (46,2 por ciento en América Latina y el Caribe y 53,8 por ciento en Norte América (OMS 2013).




El incremento en diagnósticos de enfermedades laborales es calificado por la OMS como una "epidemia silenciosa". La OIT afirma que, por cada enfermedad mortal relacionada con el trabajo, hay otras 100 enfermedades que provocan absentismo laboral (OIT 2012).
Cada día se registran 770 nuevos casos de personas con enfermedades laborales en América. Esta epidemia silenciosa genera más de 281.000 casos al año en la región, alerta el informe reciente de la oficina regional de la OMS para América basado en los datos de nueve países. "En América existen 468 millones de trabajadores y aunque el registro de estas patologías es muy bajo, su presencia se considera invisible pues pueden causar enfermedades graves como neumoconiosis, dermatosis, sordera, asma e intoxicaciones, así como dolores lumbares, estrés, depresión y cánceres", afirmó la asesora regional en Salud de los Trabajadores OPS, Julieta Rodríguez (2010). No obstante, se cree que la situación actual es peor (Arias 2015).
Varios factores conspiran para que se establezca un verdadero equilibrio entre la curación (llamémosle así a la acciones que se realizan generalmente después del evento negativo) y prevención, como su nombre indica, acciones para evitar que se produzca dicho evento.
La prevención en SST parecería algo lógico y que no es necesario explicar. Sin embargo, en la práctica, la prevención está mucho más en el discurso que en las acciones, profundizar en estas causas rebasaría los objetivos y la extensión de este artículo, por lo que solo nos limitaremos a señalar algunas y hacer algunos comentarios.
Tradición en los enfoques ambientalistas y biologicistas.Hace más de cincuenta años en materia de SST se vienen haciendo las "cosas así", y existe gran resistencia por parte de los decisores y en ocasiones de los mismos trabajadores para cambiar.
Enfoque centrado en la enfermedad, el accidente.El concebir separados los recursos y los estudios de estos eventos es un gran error que, a su vez, es muy frecuente. Vemos un departamento de Medicina del Trabajo y otro de Seguridad Industrial muchas veces con poca comunicación entre ellos.
Pocos recursos humanos capacitados. Tanto en: trabajadores, decisores como especialistas en la materia.
El no uso de instrumentos inadecuados. No se puede hacer prevención con las mismas técnicas de la curación.
La evaluación centrada solo en el factor humano y no tener en cuenta los costos de las acciones. Esta posición desestimula en muchas oportunidades a los decisores a invertir en pro de la prevención.
Realmente hay otros problemas que pueden incidir en el no uso de un enfoque preventivo, solo citamos estos pues, a juicio de los autores, estos son los de mayor incidencia.
Entonces la pregunta obligada es: ¿qué hacer?
El secreto para cambiar la mentalidad de todos con respecto a la prevención radica en la capacitación. Anotemos algunas glosas sobre aspectos fundamentales que, a nuestro criterio, pueden revertir la situación actual.

Aumento de la "cultura" sobre el tema
Es algo que incumbe a los trabajadores, decisores y estudiosos del tema. La capacitación debe planificarse desde el trabajador simple hasta el más prestigioso de los investigadores. Decía Berlinguer que "los riesgos son inversamente proporcionales al conocimiento" (Berlinguer 1988. Citado por Almirall 2014).
El uso de nuevas categorías y la realización de acciones en función de los riesgos tradicionales y de los nuevos que surgen cada día, como el aumento y tipo de sustancias tóxicas en el ambiente laboral, la automatización, robotización y la nanotecnología, entre otros, amerita una mejor capacitación dirigida que la ya tradicional en entrenamientos, cursos, maestrías, especialidades o estudios superiores. Abogamos por una revisión en los cursos ofrecidos a todos los niveles.

El enfoque metodológico
Necesitamos ver el lugar de trabajo como un todo, donde la vida de relación del trabajador es un eslabón importante e influyente no solo en su desempeño laboral sino en su expresión y susceptibilidad a sufrir un efecto negativo (estrés, fatiga, monotonía, etc.). También en el aspecto económico, pues el trabajador puede ver mermado su rendimiento y efectividad en el trabajo, los costos de las acciones y su forma de evaluarlos deben formar parte del proceso de trabajo.

Desarrollo instrumental
No se puede desarrollar la prevención con las armas de la curación. Se han desarrollado, en los últimos 20 años, diversas técnicas e instrumentos para el análisis del trabajo las cuales combinan la aplicación sencilla con los bajos costos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han recomendado varias bolsas de herramientas, las cuales reúnen la experiencia de países y grupos de investigadores y están llamadas fundamentalmente al diagnóstico y prevención de dichos efectos negativos del trabajo.
En esa línea de pensamiento, pero quizás más para investigadores, médicos de empresas y otros especialistas interesados, están los productos de las Tecnología de la Información Computarizadas (TIC), fundamentalmente los softwares, mapas y multimedias. Estos instrumentos, nacidos de la aplicación de la automatización (en este caso al mundo del trabajo), permitieron la realización de estudios y diagnósticos de grandes grupos en brevedad de tiempo y con una alta fiabilidad de lo que ha tenido un impacto positivo también en lo económico.

Aplicaciones
Cada vez son más diversos los riesgos a los que se exponen los trabajadores. El mundo en el que nos desarrollamos presenta un problema aún mayor: a los riegos tradicionales se unen los nuevos y, con frecuencia, poco conocidos efectos sobre la salud, así como los propiciadores de accidentes que están presentes en las nuevas tecnologías.
Ya en la década del 70 del pasado siglo Tsaragosev llamó la atención sobre la "arritmia biosocial"; es decir, los ritmos sociales, entre los que pueden incluirse los nuevos descubrimientos y las nuevas tecnologías, son mucho más rápidos que los ritmos biológicos los que cambian mucho más lentamente, eso nos hace más susceptibles a los llamados efectos negativos incluyendo en estos las enfermedades.

Conclusiones
Es necesario cambiar de paradigma en el ejercicio de la SST en lo laboral. Esto comienza por la capacitación a todos los niveles y la asimilación de las nuevas tecnologías para el desarrollo de la actividad laboral, estamos en la obligación moral de impulsar un paradigma dinámico que vea al hombre en estrecha colaboración con el mundo que lo rodea.
También de concebir a un hombre tanto en su vida laboral como fuera de ella. Esa es la única forma en la que disminuiremos significativamente la tasa de accidentes y las enfermedades. Por su repercusión humana y económica, los decisores deben ver la prevención como una inversión y no como un gasto, ya que la prevención es una necesidad en el desarrollo actual.

Referencias bibliográficas
Almirall P. (2013). Un Modelo para el Análisis del Trabajo con un enfoque Macroergonómico Corporación VXENON. Caracas. Venezuela
Almirall P. (2013). Ergonomía Cognitiva. Apuntes para su aplicación en salud y trabajo. 2da Edición.Corporación VXENON. Caracas. Venezuela
Arias DR. (2015). Factores psicosociales. Impacto en la seguridad y salud del trabajador. Ponencia presentada en XXI Reunión de Anual de Asesores Sindicales, San Miguel de Allende. Noviembre 25 al 28. Gto. México.
NIOSH (2012) En: www. Ergon line.com 2013.
OIT (2012). XVI Congreso Mundial DecentWork - SafeWork, Introductory Report sobre Seguridad y Salud en el Trabajo, 26-31 de Mayo
OMS (2013) Red de Seguridad y Salud en el Trabajo – RSST.
Rodríguez (2010). Estado actual de la Salud Ocupacional en las Américas. Mesa Redonda. Convención sobre Salud Habana. Palacio de la Convenciones La Habana.