Cuando la labor del encargado de higiene, seguridad y salud en el trabajo no sirve para nada



Para la gran mayoría de los profesionales en salud ocupacional (por no decir para todos), es familiar que alguna vez les hayan dicho que el tema de higiene, seguridad y ambiente no tiene ninguna funcionalidad. En algunos casos puede ser verdad, sobre todo cuando el cargo tiene un enfoque equivocado.

Para la mayoría de las empresas, el encargado de la seguridad de sus trabajadores debe supervisar las actividades, controlar el consumo de los elementos de protección personal (EPP), o dirigir las pausas activas y la calistenia. En verdad, ¿Los profesionales en salud ocupacional están para eso? La respuesta es NO. La presencia del encargado de SST en las actividades no garantiza que no haya accidentes, es el cuidado, profesionalismo y competencia de sus trabajadores.

Un profesional en SST no es el encargado de la charla operacional, no debe ser un policía de campo, ni tampoco ser la persona que maneje los asuntos de recursos humanos. Todos los puestos de trabajo tienen unos roles y responsabilidades en los cuales deben estar inmersas las responsabilidades de cada empleado en materia de SST.
Estas responsabilidades van desde el operario no calificado hasta la cabeza visible de la empresa, pasando por supervisores y personal de apoyo. Debemos delegar las obligaciones en SST de cada cargo a la persona indicada, y acá entra a jugar el jefe o supervisor de área.

Es responsabilidad del jefe directo que sus trabajadores cuenten con los requisitos mínimos necesarios y la debida autorización para poder trabajar. No debe ser el líder en SST el que tenga que suministrar los EPP’s, o inspeccionar el área para encontrar condiciones que atenten contra la integridad de trabajador, en muchos casos hay más áreas de trabajo que personal en SST.

EL VERDADERO ROL DEL LÍDER EN SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO


Pero si no es responsabilidad del líder SST que el personal cumpla con los requisitos mínimos para poder ejercer sus labores, entonces ¿Para qué está?
Sencillo. El Líder en SST está para crear, implementar, mantener y mejorar el sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo.

El profesional en SST debe apoderarse de este sistema de gestión, asegurando que se cumpla y se mantenga actualizado. El área SST es un área de apoyo, por tal motivo debemos estar trabajando periódicamente (por no decir a diario) con los gerentes, supervisores, ARL y trabajadores para ir alimentando el sistema y así cumplir con los objetivos y metas trazadas desde un principio.

El líder SST no es el único que debe sentarse a redactar procedimientos, ATS, o permisos de trabajo, es responsabilidad conjunta del supervisor y los trabajadores quienes deben aportar en la creación de estos documentos al igual que de la matriz de peligros y el panorama de riesgos.

Se debe realizar un estricto cronograma de capacitaciones específicas para los riesgos encontrados en las empresas y verificar que los trabajadores las entiendan y apliquen a sus actividades.

El líder SST debe ser creativo, buscar la mejor forma de transmitir el mensaje de seguridad a los trabajadores y que ellos empiecen a creer en la cultura de seguridad y salud en el trabajo de cada empresa, de lo contrario seguirán viendo al profesional en seguridad como el policía que solo va a molestar y no dejar trabajar.

De nada sirve asustar al trabajador con sanciones si no cumple con los requisitos estipulados. Si no le mostramos por qué se deben hacer, debemos trabajar fuertemente en la interiorización de la prevención de riesgos, pero no es el trabajo de uno solo, es el trabajo de todo un equipo, empezando por la cabeza y seguido por los jefes o supervisores de área y los trabajadores. Recuerda:


“La seguridad es responsabilidad de todos”