Según varios estudios, la principal causa de los accidentes de trabajo se debe a los Actos Subestándares o Inseguros que comenten los trabajadores: descuido, negligencia, incompetencia, imprudencia, temeridad, etc. Cada acción subestándar/insegura tiene una explicación. Hay algo que lleva a la persona a cometer esa acción.

A ese factor que explica las acciones subestándares lo llamamos Factor Personal, los cuales se pueden resumir en 3 tipos:

1. Falta de conocimiento (No sabe)

2. Falta de capacidad física o mental (No puede)

3. Falta de motivación o actitud indebida. (No quiere)

El primer caso, cuando el trabajador no sabe, es muy poco frecuente, debido a que la mayoría de las empresas tienen como requisito que los trabajadores tengan la formación y experiencia necesaria para realizar una labor. La falta de conocimiento se produce cuando la persona se ha seleccionado mal para el cargo a ejecutar, no es el trabajador adecuado, no se le ha enseñado o no ha practicado lo suficiente. Cuando se presentan estos casos, la solución incluirá el entrenamiento que necesita para poder desempeñarse de forma segura, lo cual se puede lograr con relativa facilidad y en un plazo corto.

En el segundo caso, cuando el trabajador no puede, también es poco frecuente, debido a que en la mayoría de las empresas se hace un examen o evaluación medico ocupacional para determinar si la persona es apta para ese puesto de trabajo. La falta de capacidad puede ser física o mental y se produce cuando la persona se ha seleccionado mal para el cargo a ejecutar, no es el trabajador adecuado, la persona ha visto disminuida su capacidad física o mental. Cuando se presentan estos casos, la solución es un poco más compleja que la anterior, pues se debe optar por la re ubicación del trabajador, el tratamiento médico y/o la supresión de esas funciones específicas asociadas a las labores que no puede hacer de forma segura.

El tercer caso, cuando el trabajador no quiere, es el más frecuente, debido a que muchas veces los trabajadores valoran más la productividad que la seguridad, tratan de ahorrar tiempo, de evitar esfuerzos, de evitar incomodidades o de ganar un prestigio mal entendido. Cuando se presentan estos casos, la solución es mucho más compleja, requiere mayor análisis, demanda largos plazos y la intervención de varias áreas.


Debido a este panorama, se infiere que la clave para la disminución de los accidentes de trabajo está en lograr que los trabajadores quieran hacer su trabajo de forma segura, es decir: que estén motivados. Ahora surge la siguiente pregunta¿Cómo hacemos para motivar a los trabajadores para que cumplan las normas de Seguridad y Salud en el Trabajo -SST?

La clave para motivar a que los trabajadores cumplan las reglas de SST es saber que los motiva a no hacerlo.


De acuerdo con la metodología para la Investigación de Accidentes TASC: Técnica de Análisis Sistemático de Causas, las principales causas de Motivación deficiente o inadecuada para cometer un acto inseguro en el trabajo son:

  • Recompensa o tolerancia al mal desempeño
  • Sanción o desconocimiento al buen desempeño
  • Falta de incentivos
  • Frustración (expectativas personales vs. Labores)
  • Actitudes agresivas
  • Exigencia excesiva
  • Exigencia excesiva en el ahorro de tiempo de recursos
  • Intento incorrecto de ganar méritos
  • Disciplina inadecuada
  • Presión de los compañeros
  • Mal ejemplo de supervisión
  • Información inadecuada sobre el desempeño
  • Falta de estímulo al buen desempeño
  • Incentivos inadecuados

Una vez identificadas las posibles fuentes de motivación deficiente o inadecuada, debemos proceder a revertirla y convertirla en positivo. Para esto debemos recurrir a técnicas para motivar a los trabajadores. Las principales estrategias usadas para fomentar la motivación laboral han sido la Zanahoria y el Palo, es decir:premios y castigos.


Cuando usamos estrategias en las que el trabajador cumple las normas de SST buscando algún tipo de premio o evitando algún tipo de castigo, estamos hablando de Motivación Extrínseca. La Motivación Extrínseca es cuando la persona orienta su acción desde lo que espera recibir del entorno.

Se trata de actos motivados desde fuera. Por ejemplo: el trabajador que cumple los procedimientos de SST porque espera recibir un bono, premios y elogios, o bien evitar sanciones. Este es el tipo de motivación más usado, y en algunos casos puede dar resultado, pero sus efectos no son duraderos e incluso pueden ser contraproducentes. Por ejemplo, si una empresa motiva a sus trabajadores con un bono si cumplen 1 año sin accidentes, puede pasar que los trabajadores escondan los accidentes a fin de ganar el premio prometido o si se ofrece algún premio por reportar actos inseguros puede pasar que se inventen reportes falsos o que cuando la empresa deje de dar los premios entonces cesen también los reportes.


A pesar de que la Motivación Extrínseca sea la más se use y la que tenga mayor difusión, no quiere decir que sea la única. Existen otros tipos de motivación que incluso tienen impactos más grandes y duraderos. Por ejemplo, la Motivación Intrínseca. La Motivación Intrínseca viene determinada por la medida en que lo que hace la persona le permite sentirse realizado, experimentar el sentimiento de éxito, la propia estima, la satisfacción de aprender y la superación personal.

Por ejemplo si una empresa enseña a sus trabajadores los temas de SST de una forma tan amena que logre motivarlos a que quieran seguir aprendiendo más y que cada vez que aprenden algo nuevo lo quieren poner en práctica, o que se motive a los trabajadores a que aun estando solos o sin supervisión, de igual forma cumplan las normas de SST por el simple hecho de que la empresa los empodera y les brinda autonomía. Estas acciones harán que fluya un círculo virtuoso dentro del mismo trabajador, el cual se sentirá cada vez más comprometido y con ganas de seguir mejorando, sin necesidad de recibir una recompensa externa.

La motivación intrínseca

Es más poderosa que la Extrínseca y tiene efectos más prolongados, sin embargo existe un tercer tipo de motivación que es incluso más fuerte que la Intrínseca: se trata de la Motivación Trascendente. En la motivación Trascendente, la persona orienta su acción desde las consecuencias positivas que la misma tiene en los otros. Se trata de una conducta motivada hacia los demás. Por ejemplo: el trabajador que busca el bienestar de sus compañeros, el logro de todo el equipo, que disfruta al ver que la comunidad es más segura.

La motivación extrínseca

En ella lo que mueve a los trabajadores proviene del entorno, en la Intrínseca proviene de el mismo, mientras que en la Transcendente proviene de su relación con otras personas. Estos vínculos sociales son mucho más fuerte que los factores externos e internos y por ende debemos promoverlos en nuestras empresas, a fin de que podamos lograr que los trabajadores cumplan las normas de SST por convicción y no solo por obligación.


ESTAMOS AQUÍ PARA GUIARTE Y AYUDARTE CON LA SEGURIDAD Y SALUD DE TUS TRABAJADORES.